Dolor de espalda al jugar a pádel, 5 claves para eliminarlo

Feb 17, 2020 | Hábitos Saludables | 0 Comentarios

¿Te duele la espalda, pero te encanta jugar a pádel? Si estás leyendo esto seguro que notas algun dolor de espalda al jugar a pádel o conoces a alguien a quien parece que el pádel no le sienta muy bien a la espalda. Seguro que en algún momento has escuchado que el pádel te acaba castigando las rodillas, el hombro y la espalda y lo que tienes que hacer es dejar de jugar…PUES NO.

Posiblemente has pensado en ir al fisio, que te aliviará el dolor, pero no solucionará el problema. O quizá has pensado en cambiar de pala de pádel o de zapatillas de pádel , que de hecho podría ayudarte. Pero solo con esto el dolor seguirá haciendose cada vez más fuerte hasta que llegue a un punto que no puedas disfrutar de tu deporte favorito. Por eso en esta publicación te vamos a contar TODO lo que necesitas saber para seguir jugando y que el dolor de espalda no sea un problema. Entonces, ¿puedes jugar a pádel si te duele la espalda?

Consejos para eliminar el dolor de espalda al jugar a pádel

La respuesta sencilla es un Sí, pero con 5 condiciones.

  • Buena preparación física
  • Calienta bien
  • Buena técnica
  • Cabeza en la pista
  • Buen material (Pala y zapatillas)

Aunque seguro que al leer esto ya imaginas por donde pueden ir los tiros, te recomendamos que lo leas todo porque tenemos algunas sorpresas que seguro que no te esperabas.

Buena preparación física para jugar a pádel:

En los casi 10 años de experiencia como entrenadores personales nos hemos encontrado muchas veces con la siguiente situación:  Una persona llega a nosotros tras algunos años sin hacer ejercicio porque dejó su deporte favorito por algunos dolores de espalda. En el caso del pádel, estos dolores suelen venir de la zona lumbar o de la zona de las escápulas. Cuando les preguntamos por ese dolor siempre nos cuentan lo mismo. Al principio era un dolor que solo estaba en algunos momentos y de forma muy sutil, una pequeña molestia que aparecía en ocasiones concretas. Luego esta molestia va apareciendo de forma más habitual, hasta que se queda en el día a día, pero desaparece al entrar en calor. Más tarde esta molestia se va haciendo más notable, hasta el punto que te impide hacer algunas cosas de tu vida, incluido el practicar tu deporte favorito. Y al final con el tiempo, vas dejando tu deporte, poco a poco. Esta molestia se reduce un poco pero ya no desaparece, aunque dejes de jugar a pádel. El dolor de espalda al jugar a pádel no significa dejar de jugar.

Si ésta es tu situación sigue leyendo y si conoces a alguien a que le suceda envíale esta publicación.

Si no tienes tiempo de prepararte tendrás que sacar tiempo para curarte

Lo primero que hacemos cuando tenemos un caso así es explicar que todo esto se podría haber evitado con una buena preparación física desde el principio. La idea es muy sencilla, para un cuerpo que está preparado para levantar 50kg en peso muerto, aguantar 20 zancadas con lastre, estar 40 segundos en plancha y correr series de 200 metros (un cuerpo fuerte, en forma), un partido de pádel supone mucho menos trabajo que para un cuerpo que no está acostumbrado a esto. Sí, ya lo sabemos, estamos simplificando mucho, pero seguro que has entendido la idea, un muro que es capaz de aguantar martillazos a diario sin romperse va a aguantar “fácilmente” otro martillazo más.

Adaptación progresiva para reducir el dolor de espalda al jugar a pádel

Así que esta es una de las primeras cosas a hacer, ponte en forma, prepara tu cuerpo, y cuando estés bien preparado será el momento de ir introduciendo poco a poco el pádel de nuevo. Sí no sabes por dónde empezar pregúntanos y te ayudaremos. Tenemos multitud de opciones de entrenamiento online y de entrenamiento presencial y un montón de contenidos gratuitos que seguro te sirven para ir empezando.

Calienta bien

Ya lo hemos comentado antes, al principio la molestia que estaba en el día a día desaparecía al entrar en calor. Entonces la solución era fácil, calienta bien antes de empezar a jugar. Y con calentar no me refiero a entrar en pista y ponerse a pelotear, no.

Puntos básicos de un buen calentamiento:

Desplazamientos por la pista, a los lados, adelante atrás, primero suavemente y luego más explosivo.

Movilidad de tobillos, rodillas, cadera, hombros, que son los que más van a sufrir en la partida.

No hagas estiramientos, si lo haces estarás inhibiendo el reflejo miotático que te protege frente a lesiones. Hablando claro, estarás “atontando” a los sensores de tus músculos que se encargan de evitar que el musculo se rompa cuando llega a su límite de flexibilidad durante el partido.

Primero calentar y luego pelotear

Dedica al menos 5 minutos a esto antes de empezar a pelotear. Y entonces sí, a pelotear, primero más suave al fondo de pista, luego en red y para terminar golpes por arriba, bandejas y remates, pero poco a poco, nada de cambios de ritmo bruscos

Buena técnica para jugar a pádel

Esto lo sabemos todos, que “los pros” la sacan casi sin despeinarse, que parece lo hacen todo super fácil y es verdad. Pero tampoco hace falta llevarlo al extremo, si tu técnica no es buena vas a estar forzando tus articulaciones a posiciones que no son las correctas y esto, golpe tras golpe te llevará a una lesión seguro.

El caso más claro se ve en los golpes por arriba al no colocarnos bien para golpear debajo de la pelota, en los golpes de fondo al agacharnos y en el revés sin armar bien y compensar con la mano contraria.

Actualmente hay grandísimos profesionales que te pueden dar unas clases para corregir tus errores más graves y poder mejorar tu juego en pocas sesiones

Cabeza en la pista

Esta es una de las grandes claves y es algo que si aplicas siempre te evitará un montón de problemas.

Sí, ya sabemos lo que mola cuando llegas a todas las bolas, luchando cada punto, sacando golpes que nadie se espera en el último instante. También sabemos lo a gusto que te quedas cuando revientas una bola y la sacas por 3, o te la traes, bueno, o simplemente la revientas y haces el punto. Jajjaja. El caso es que en la gran mayoría de casos es ahí donde al forzar la máquina te vas a hacer daño, poco a poco estás desgastando a tu cuerpo y te pasa factura. Y si en esos puntos te exprimes un poco menos seguramente no cambie tanto el resultado final y tu cuerpo te lo agradecerá. Si tienes dolor de espalda de jugar a pálde tienes que empezar a cuidarte más. Cuando empieces a cumplir los consejos anteriores y el dolor vaya desapareciendo ya podrás ir apretándote un poco más en esto, pero por el momento levanta un poco el pie del acelerador.

Buen material

Esto nos daría para una publicación entera, pero vamos a resumirlo en dos cosas

Zapatillas de pádel

No juegues con cualquier tipo de zapatilla, las zapatillas de pádel te dan el agarre adecuado en pista (ni te resbalas ni te clavas), te van a aportar la amortiguación y la sujeción en el pie para que puedas correr, saltar y girar sin ningún tipo de riesgo para tu cuerpo. Además, como en todo, encontrarás zapatillas baratas y zapatillas más caras, las diferencias, aparte de las estéticas y de marcas, son la calidad de materiales y la comodidad para tus pies. Compra unas buenas zapatillas de pádel y gasta menos en las cervezas o de después. : D

Palas de pádel

Solamente piensa una cosa, la pala de pádel está todo el partido en tu mano, golpes, movimientos bruscos, inercias que tu cuerpo tiene que generar y que también tiene que frenar. En multitud de casos he visto como una epicondilitis (codo de tenista) y otros dolores en hombro y espalda han desaparecido simplemente comprando una pala que se ajuste mejor a tu tipo de juego. Palas más blandas y con un punto dulce más grande que absorben mejor las vibraciones, palas más duras que te despiden más y te hacen apretar menos la bola para sacarla, palas más ligeras o con el peso más centrado que te ayudan a moverlas más fácilmente en los golpes complicados y rápidos, palas más pesadas y cabezonas que te dan más inercia en los golpes si tienes técnica y fuerza para gestionarlas.

Hay tantas palas diferentes que seguro que encuentras una que se ajuste a tu tipo de juego y condición física.

Bueno, ahora ya sabes que si te duele la espalda y el pádel te hace disfrutar, no tienes porqué dejarlo. Pero tienes que empezar a cuidar estos 5 puntos clave que te hemos marcado.

¿Hemos conseguido sorprenderte con alguno de nuestros consejos para eliminar el dolor de espalda al jugar a pádel? Cuéntanos en los comentarios (aquí o en nuestras redes sociales) cual es el consejo que más te ha gustado y si te hemos aportado un poco con nuestro trabajo, preparando esta publicación te agradeceríamos muchísimo que lo compartas con otras personas que creas que necesitan leerlo.

Manu Carrilero

Entrenador personal

Co Founder Tuentrenador

Sobre el autor

Entrenador personal especializado en eliminar el dolor de espalda.

Jugador aficionado de pádel y monitor por la APA.

Co-Fundador de Tuentrenador

Share This